Para que nuestro organismo funcione de manera óptima es necesario incorporar ciertas sustancias que son imprescindibles para nuestras células y tejidos. El encargado de dicha función es el sistema digestivo, que extrae de los alimentos los principios nutritivos elementales para nuestro mantenimiento y desarrollo.

Generalmente, la absorción de nutrientes se ve afectada por dos causas fundamentales: una ingesta de alimentos por debajo de los requerimientos diarios o por trastornos en la asimilación.

Muchas veces creemos que comemos bien, cuando en realidad no lo hacemos; y otras veces, aún sin advertirlo, si bien tenemos una dieta equilibrada, diversos factores dificultan su absorción llevándonos a estados carenciales que originan diversas enfermedades.

Algunos de esos factores son: disfunciones orgánicas, excesivo consumo de alimentos refinados, uso crónico de fármacos que lesionan las mucosas digestivas, etc. Otras causas que provocan desmineralizaciones importantes son el consumo de tabaco, el estrés y la polución; todos estos dan como resultado una importante carencia en la incorporación de principios nutritivos vitales.

Los micronutrientes (oligoelementos, vitaminas y minerales) favorecen la acción enzimática y el suministro de oxígeno a los tejidos, e incrementan los sistemas naturales de defensa y restauración. Esto se debe a sus propiedades bio-oxigenantes y anabólicas, que evitan el envejecimiento prematuro celular, prolongado su vida útil.

¿Qué es la Terapia Ortomolecular?

Es el área de la medicina dedicada a proporcionar a cada persona la concentración óptima de micronutrientes, con el propósito de corregir las alteraciones nutricionales y mantener una buena salud física, psíquica y emocional, previniendo enfermedades.

Fue desarrollada por Linus Pauling (Premio Nobel de Química en 1954), quien hacia 1970 publicó la técnica que apunta a reponer las carencias del organismo modificando, mediante solución plasmática, las concentraciones de nutrientes esenciales en el sistema sanguíneo, recuperando así el equilibrio perdido.

Esta solución recarga la condición eléctrica y nutricional de las células (‘shock antiage’), puede potenciar con sustancias naturales el rendimiento en deportistas, aumentar la capacidad del sistema inmunológico y reducir así la convalecencia de enfermedades infecciosas, etc.

¿Cómo es el tratamiento?

Una sesión de Terapia Ortomolecular se indica tras una adecuada evaluación médica integral del paciente. Para perfeccionar los resultados y, si es necesario según indique dicha evaluación, es posible complementar el tratamiento con otros elementos de la Medicina Biológica.

Es importante destacar que con estas técnicas, los pacientes que acuden a nuestro centro consiguen reducir o eliminar sus síntomas, logrando mejoras en su apariencia, conducta y capacidad física.