Es un tratamiento natural que tiene un efecto terapéutico muy amplio y eficaz en el organismo, sin contraindicaciones, mínimamente invasiva, y con excelentes y duraderos resultados en poco tiempo.

El ozono medicinal produce una primera reacción química, al introducirse en el organismo, llamada ozonólisis, que desencadena una serie de reacciones metabólicas con múltiples efectos beneficiosos.

Aplicaciones

  • Actividad germicida (antimicótica, antibacteriana, antiviral)
  • Activación metabólica
  • Estimulación de la circulación de la sangre Incremento del suministro de oxígeno a los tejidos Regulador metabólico
  • Modulación del estrés oxidativo. Estimulación de las defensas enzimáticas (anti-Radicales, anti-Degenerativas, antienvejecimiento)
  • Revitalización celular
  • Activación del sistema inmunológico Efecto antiin amatorio del ozono Regeneración de los tejidos

Indicaciones

La Ozonoterapia tiene aplicación contra estas categorías de afecciones para la salud:

articulaciones

Traumatología y reumatología: hernia discal, artritis-reumatismo articular, fibromiálgia y síndrome de fatiga crónica, artrosis generalizada, esclerosis múltiple, dorsalgias-lumbalgias-ciatalgias, osteoartrosis-osteomelitis-osteocondrosis vertebral, tendinitis, bursitis, osteoporosis, artrosis localizada (de cadera, rodilla, codo, hombro), espondilitis anquilosante.

Neurología: migrañas, neuralgias, complementario en enfermedades mentales como psicosis o depresión mayor, enfermedad de Parkinson, degeneración cerebral senil.

Angiología: pie diabético, varices, enfermedades vasculares degenerativas como la arterosclerosis obliterante, gangrena, heridas y úlceras de todo tipo. Cardiología: angina de pecho, hipertensión arterial, síndrome de hipertensión venosa, insuficiencia cardiaca.

Inmunología: déficit inmunológico, sida, coadyuvante en la radio yquimioterapia del cáncer.

Geriatría: demencia senil, Alzheimer, fundamentalmente en estadios iniciales, arteriosclerosis, esclerosis cerebral, Parkinson.

Oftalmología: glaucoma de ángulo abierto, neuropatía óptica, retinosis pigmentaria, degeneración macular senil.

Otorrinolaringología: amigdalitis crónica, faringitis infecciosa, síndrome vestibulococlear periférico.

Odontología: gingivitis, alveolitos.

Ginecología: desarreglos hormonales, inflamación pélvica, vulvovaginitis, tumores, infecciones genito-urinarias por virus, hongos/bacterias, síndrome menopáusico.

Dermatología: celulitis, herpes simples y Zóster,eccema, úlceras varicosas, alopecia, quemaduras/cicatrización de heridas, psoriais, dermatitis. Enfermedades crónicas: en general cualquier enfermedad crónica o polisitémica (politraumatizados) que cause trastornos generalizados y problemas sistémicos que sabemos altera el estado oxidativo tisular y celular.

Además, también cabe destacar su uso en adultos sanos, por ejemplo para la práctica de deporte, donde tiene unos efectos beneficiosos indiscutibles: mejora la oxigenación tisular, aumenta la producción de ATP, resultando en una mayor energía y rapidez en recobrarse, retrasa la aparición de ácido láctico celular al retrasar el proceso de anaerobiosis oxidativa, oxida el ácido láctico haciendo desaparecer las agujetas y contracturas musculares, reduce la inflamación, el efecto de las contusiones y el dolor, resultando en una aceleración de la recuperación; previene y cura de los resfriados, la gripe, mejora la eficiencia del sistema inmunitario, disminuye la necesidad de antibióticos, protege la flora intestinal, mejora la producción de hormonas a niveles óptimos, eliminando la necesidad de esteroides artificiales y previene del cáncer y de las enfermedades degenerativas. Es el ‘antiaging’ más potente que existe actualmente y potencia los demás tratamientos estético-cosméticos que se apliquen.

Inhalación de ozono

El ozono está absolutamente contraindicado en su uso por vía inhalatoria a dosis terapéuticas (por encima de 0,1 pg/ml) por lesionar el sistema alveolar. La falta de protección redox del sistema respiratorio hace que el ozono lesione directamente el sistema bronquiolo alveolar. De hecho se considera un contaminante tóxico del smoky fog o niebla asfixiante de la polución, produciendo irritación de ojos y sensación de asfixia. Jamás debe respirarse el ozono.

formacion-ozono

Angiología
Cardiología
Dermatología
Enfermedades Crónicas
Geriatría
Ginecología
Inmunología
Neurología
Odontología
Oftalmología
Otorrinolaringología
Traumatología y Reumatología