Alimentarse no es sólo el acto de comer, es incorporar a nuestro organismo todo aquello que necesitamos para la vida; ocurre que a veces esa incorporación incluye desajustes, malos hábitos, alimentos inadecuados por existir patologías conocidas o no, excesos de algunos alimentos, déficits de otros…El dicho “somos lo que comemos” se ajusta mucho a la realidad. Es a través de la alimentación que conseguimos un correcto estado de salud o todo lo contrario.

En nuestra consulta de nutrición Mónica Saugar se encarga de corregir todo aquello que es inadecuado y perjudicial, establece un seguimiento dietético tras un estudio nutricional, dieta personalizada, ajustada exactamente a las necesidades de la persona: horarios, gustos, medicación, situación familiar y posibles patologías. Menús fáciles de hacer, con recetas, lista de la compra, planning semanal, todo enfocado a hacer la vida más fácil a la persona. Se establece un seguimiento quincenal con cambio de dieta que se va ajustando según se modifica el peso.

La persona nunca está sola, siempre cuenta con el soporte de Mónica detrás, resolviendo dudas, adaptando lo necesario, apoyando. El objetivo es conseguir no sólo que la persona cumpla los objetivos de peso, sino que aprenda los fundamentos de una alimentación equilibrada y poco a poco los vaya poniendo en práctica. La prevención a través de la vida alimentaria es fundamental para evitar futuros problemas de salud.

Mónica Saugar imparte cursos de alimentación equilibrada en organismos públicos y privados. Estos cursos abarcan las distintas etapas de la vida así como diversas circunstancias en las que la alimentación se ve afectada: deporte, enfermedades, etc.

“Que tu alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento” (Hipócrates)